Consenso para el impuesto de sociedades mínimo para las empresas

Noticias

Apoyo a que las empresas paguen un impuesto mínimo a escala global. El FMI recogió ayer el guante lanzado por la secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen, el pasado lunes. Su economista jefa, Gita Gopinath, recordó que “un monto elevado de impuestos” acaba en el engranaje de la elusión fiscal, lo que reduce la base imponible y representa un problema para la economía mundial. “Es motivo de preocupación. Estamos muy a favor de un impuesto de sociedades mínimo a nivel global”.

Entre las reacciones más entusiastas a esta propuesta está la de Francia. “Un acuerdo integral sobre tributación internacional está ahora a nuestro alcance”, dijo el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, pidiendo “aprovechar esta oportunidad histórica”. También Alemania acogió con satisfacción este avance. Las discusiones tendrán lugar en los próximos meses en el seno de la OCDE, junto a la problemática de gravar con mayor equidad a los gigantes tecnológicos estadounidenses.

La anterior postura de la administración Trump había impedido alcanzar algún tipo de acuerdo a gran escala, pero ahora se espera con este acercamiento que tal vez vaya a ser posible desbloquear la situación, también en el seno del G-20. Si bien Gopinath reconoció que los expertos del Fondo aún no han estudiado cuál debería ser el tipo de referencia (en las discusiones en el seno de la OCDE entre expertos se llegó a trabajar en una base del 12,5%, que por cierto es cercana a la actual tasa aplicada por Irlanda), la economista recordó que para financiar una recuperación más sostenible, inclusiva y ecológica se necesita en todo caso más dinero en las arcas públicas.

De hecho, en el estudio del FMI se hace referencia en distintas ocasiones al tema de la fiscalidad. Y la dirección sigue siendo siempre la misma: al alza. “Donde los niveles de la deuda han alcanzado su límite, hay que dirigir esfuerzos para crear un espacio que permita incrementar la recaudación, con menos incentivos, mejor diseño de los impuestos de valor añadido, una mayor progresión fiscal y una lucha efectiva contra la evasión”. En el informe se pone expresamente como ejemplo el de “aumentar los impuestos a las personas acomodadas y empresas rentables que hayan sido menos afectadas por la pandemia, cerrando las lagunas en los impuestos de sociedades de cada país”.

Related Posts