El Apple Watch del 2022 podría medir el azúcar en la sangre

Noticias

Una compañía británica especializada en sensores de salud de precisión menciona a Apple como una de sus principales fuentes de ingresos.

Pocas compañías en el mundo están sometidas a lo largo del año a una presión tan grande en cuanto a informaciones de futuros dispositivos como ocurre con Apple. Hace unos días, el diario británico The Telegraph publicó una información sobre una compañía de su país, Rockley Photonics, que en la documentación de cotización bursátil para salir a bolsa en Nueva York recoge la existencia de un “acuerdo de suministro y desarrollo” con la compañía californiana. Su especialidad son los sensores ópticos de precisión y su objetivo medir de forma constante variables como glucosa, alcohol, presión sanguínea, hidratación y hasta temperatura con un solo dispositivo de pulsera. Un pequeño y completo monitor de salud en la pulsera. Rockley Photonics, cuyos ingresos dependen en buena parte de trabajos de ingeniería para Apple, espera mantener esa relación de negocio durante este ejercicio y el director ejecutivo de la compañía, Andrew Rickman, ha manifestado que espera que la tecnología de su empresa esté en productos de consumo el año próximo, aunque no ha mencionado que fueran de Apple, que siempre exige una estricta confidencialidad a sus socios. El comentario parece apuntar a un dispositivo del 2022 más que al Apple Watch del 2021, Series 7, que debería presentarse el próximo otoño.

La monitorización precisa y constante de la glucosa en la sangre permitiría a millones de personas con diabetes dejar de medirse los niveles mediante el molesto pinchazo en el dedo. Es un objetivo que Apple busca desde hace años. El consejero delegado de la compañía de la manzana, Tim Cook, explicó en el 2017 a una audiencia de estudiantes de la Universidad de Glasgow, donde le otorgaron un título honorífico, que había estado llevando varias semanas “un monitor continuo de glucosa” que dejó de usar para ese viaje a Escocia.

La consecución de sensores no invasivos que midan múltiples biomarcadores de forma constante y puedan establecer gráficas de evolución diarias puede suponer un salto cualitativo en la salud preventiva en los próximos años. El Apple Watch y relojes inteligentes de otras compañías miden ahora el ritmo cardiaco, el oxígeno en sangre, y pueden detectar arritmias así como realizar electrocardiogramas. La monitorización de glucosa, alcohol, hidratación y temperatura puede popularizar todavía más este tipo de dispositivos.

Related Posts