Sacerdotes en Alemania bendicen a parejas homosexuales

Noticias

Sacerdotes de un centenar de iglesias en Alemania han bendecido o bendecirán estos días a parejas homosexuales, en un desafío al reciente documento vaticano que reafirmaba la oposición de la Iglesia católica a las uniones entre personas del mismo sexo, y vetaba explícitamente este tipo de bendiciones.

Bajo la etiqueta #LiebeGewinnt (el amor gana), los templos católicos implicados están celebrando ceremonias de bendición abiertas a “quienes se aman”, en ciudades como Berlín, Munich, Frankfurt, Hamburgo, Hannover o Colonia, pero también en localidades más pequeñas. La campaña empezó ayer y durará toda la semana, si bien algunas iglesias arrancaron ya el domingo.

“No queremos excluir a nadie. Celebramos la diversidad de los distintos planes de vida e historias de amor de las personas y pedimos la bendición de Dios. Sin ningún secreto”, afirman en su página web los promotores de esta iniciativa, que ha sido criticada por el episcopado germano. El presidente de la Conferencia Episcopal, Georg Bätzing, obispo de Limburgo, arguyó que los servicios religiosos de bendición en iglesias “no son un instrumento adecuado para las manifestaciones o protestas eclesiástico-políticas”. La iniciativa se gestó después de que dos párrocos, Burkhard Hose (Wurzburgo, Baviera) y Bernd Mönkebüscher (Paderborn, Renania del Norte-Westfalia) –quien hace dos años hizo pública su homosexualidad–, empezaran a mediados de marzo a reunir firmas ante la nueva negativa vaticana a las bendiciones de parejas del mismo sexo. En una nota publicada el día 15 de marzo, la Congregación para la Doctrina de la Fe, dicasterio de la Santa Sede para la tutela doctrinal, señalaba que los sacerdotes no pueden realizar tales bendiciones porque “Dios no bendice y no puede bendecir el pecado”.

El texto, firmado por el prefecto, el cardenal español Luis Ladaria, dice que “no es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (es decir, fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta, por sí misma, a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo”. En este último caso, especificaba que la bendición “sería en cierto modo una imitación o una analogía con la bendición nupcial”.

La Santa Sede respondía así preguntas y movimientos en distintas diócesis y países sobre bendición a parejas católicas del mismo sexo como signo de acogida. Meses antes, en octubre del 2020, un documental sobre el Papa Francisco recogía frases suyas precedentes en las que abogaba por una ley de uniones civiles, lo cual tuvo un gran eco internacional. En materia eclesial, sin embargo, el Pontífice reiteraba la doctrina al respecto. Los párrocos Hose y Mönkebüscher reunieron más de 2.600 firmas de sacerdotes, teólogos, catequistas y personas vinculadas a la pastoral, que entregaron a finales de marzo a Helmut Dieser, obispo de Aquisgrán, y a Birgit Mock, portavoz de familia del Comité Central de los Católicos Alemanes (ZdK).

Dieser y Mock copresiden el grupo de trabajo sobre sexualidad y pareja del llamado Camino Sinodal, una iniciativa de la Iglesia católica alemana de debate sobre reformas que despierta fuertes reticencias en Roma, y también entre varios prelados alemanes, entre ellos el arzobispo de Colonia, Rainer Maria Woelki.

El Camino Sinodal –que empezó en diciembre del 2019 y debería concluir a finales de este año– promueve reflexiones sobre asuntos como el celibato sacerdotal, la moral sexual, la distribución del poder dentro de la Iglesia, y el rol de las mujeres en la institución, todo ello incluyendo a laicos en el debate.

Related Posts